Llega a Chile el primer tratamiento específico para el control crónico de la dermatitis atópica severa en adultos y adolescentes

Aunque los cuadros más graves de dermatitis atópica (DA) son menos frecuentes que las variantes leves de esta enfermedad, tienen un alto impacto en la calidad de vida de quienes los padecen. Brotes en la piel, picazón intensa y persistente, dolor, enrojecimiento, secreciones y sobreinfecciones1,2,3 que no les permiten dormir, bañarse o vestirse normalmente. Además, como las lesiones son muy visibles, esta enfermedad afecta muy fuertemente su vida afectiva, social, laboral, entre otros aspectos.

Las alternativas terapéuticas disponibles para controlar estos cuadros, no lograban mejorar significativamente la gravedad de las lesiones o producían efectos adversos considerables, lo que limita su uso por tiempos prolongados. Pero en este momento, ya se encuentra aprobado en Chile Dupilumab indicado para tratar a largo plazo y con mucha seguridad la dermatitis atópica grave en adultos y adolescentes a partir de 12 años.

“Esta es una muy buena noticia para los pacientes con DA grave porque se trata de la primera terapia aprobada específicamente para ellos. Sin duda, su calidad de vida mejorará, ya que podrán mantener la enfermedad y sus efectos bajo control”, comenta el Dr. Javier Arellano, médico Dermatólogo y Jefe de Dermatología en el Hospital Clínico San Borja-Arriarán.

Según los estudios de investigación clínica que avalan la seguridad y eficacia de Dupilumab, se demostró que al año de iniciado el tratamiento, dos de cada tres pacientes (65%) presentó una mejoría de al menos 75% de la extensión y severidad de sus lesiones. Cuatro de cada diez pacientes (41%), mostró una reducción de al menos cuatro puntos en la escala numérica de la picazón (de uno a diez), tras 16 semanas de comenzado el tratamiento.

“La llegada de este tratamiento para pacientes con dermatitis atópica grave permitirá modificar las alteraciones inmunológicas que produce esta enfermedad. Es el primer biológico con estas características, que permitirá controlar el desbalance del sistema inmune, sin afectar los mecanismos de defensa en nuestro organismo. Su eficacia y seguridad está demostrada así que es una gran noticia para los pacientes”, explica también la Dra. Claudia De La Cruz, quien es médico dermatólogo y Directora de la Clínica Dermacross.

El verdadero impacto de esta enfermedad en la calidad de vida de los pacientes se ve en los casos moderados y graves, en los que los brotes pueden ser imprevistos y la picazón también puede volverse intolerable, lo que dificulta realizar acciones cotidianas como dormir, ducharse o concentrarse en los estudios y trabajo, así como también socializar cómodamente en una reunión con familiares o amigos.

De acuerdo a un estudio realizado en 2019 en Argentina, por la Asociación Dermatitis Atópica Argentina (ADAR), ocho de cada diez personas manifestaron dormir mal por su enfermedad y hasta ducharse les causaba dolor, independiente de la temperatura del agua. Mientras que, cuatro de cada diez personas con DA grave indicaron sentir vergüenza por su condición, y una de cada dos se manifestaron frustradas, con frecuencia o siempre, a causa de su enfermedad. La DA también, produce el triple de ausentismo laboral, en comparación con una persona sana

La dermatitis atópica se desarrolla por una respuesta desregulada del sistema inmune, que origina un proceso inflamatorio donde intervienen dos interleucinas (la IL-4 y la IL-13), que son proteínas con una importancia central en el desencadenamiento de este proceso. Dupilumab es la primera y única terapia biológica específica aprobada en Chile para el tratamiento de la Dermatitis atópica y lo que hace es inhibir simultáneamente esas dos proteínas.

“Este medicamento biológico es mucho más eficaz en comparación con las alternativas que se encuentran disponibles hasta ahora. Los pacientes con DA grave que necesitan medicamentos sistémicos requerían inmunosupresores, con el riesgo adicional de toxicidad potencialmente grave. Sin embargo, según los estudios clínicos de esta nueva terapia, Dupixent tiene un perfil de seguridad bien tolerado”, añade la Dra. De la Cruz.

En su versión leve, la dermatitis atópica es frecuente y suele iniciarse en la infancia. La mayoría de las veces se revierte con el tiempo. Sin embargo, tres de cada diez pacientes continúan padeciéndola tras la pubertad, y también hay quienes comienzan a presentarla en la adultez. Es grave en cerca del 5% de los casos en adultos.

Los casos leves pueden controlarse con cremas emolientes, con corticoides tópicos y cuidados diarios de la piel, pero las personas con cuadros más complejos, hasta ahora no tenían respuestas satisfactorias con las opciones que había disponibles (terapias sistémicas inmunosupresoras como ciclosporina o metotrexato).

El Dr. Arellano recomienda a los pacientes con cuadros más graves, que quizás en el pasado se hayan frustrado porque los tratamientos que habían no eran del todo efectivos o su nivel de toxicidad era muy elevado, volver a consultar, ya que, “ahora hay un horizonte muy alentador y completamente diferente de lo que era años atrás, mejorando su calidad de vida”.

Comentarios